Posts Tagged ‘mundial’

Grupo de Asalto

22 marzo, 2010

El perro daba vueltas alrededor de la casa queriendo entrar para saber qué es lo que pasaba.

Pero dentro estaban ocupados con cosas más urgentes que el perro que se había quedado afuera, los ánimos habían ido exaltándose cada vez más.

La reunión, si es que s e podía llamar así no había sido idea del dueño de casa, de hecho él no los había invitado, y sin embargo ahí estaban.

Cuando los oyó llegar y vio quienes eran, supo que su suerte estaba echada, entonces tomo la decisión de hacer lo posible por salvar lo que a estas alturas era ya casi insalvable.

Corrió hacia el centro de la casa y con una precisión asombrosa, dejo el lugar libre de evidencias en poco menos de un minuto, todo fue a parar bajo su cama, y luego cubierto con un acolchado, sabia que si los intrusos revisaban no les seria demasiado difícil encontrarlo, pero que más podía hacer, llevaba tiempo esperando que se presentaran pero en su interior confiaba en que no se animarían, por eso es que mantenía todo a la vista, sin ningún plan de evacuación.

Fue hasta la puerta tratando de hacer el menor ruido posible, con la esperanza de trabarla pero sin que supieran que él estaba adentro, las gotas de transpiración, por el esfuerzo de esconder todo se paraban en el filo de sus pestañas como un clavadista preparándose para el gran salto hacia la pileta, tuvo que parar a restregarse los ojos y en ese momento la puerta se abrió y dio paso a aquellos indeseables visitantes.

Una sucesión de palabras se intercambiaron sin mucho registro por su parte de lo que decían, contestando a todo primero con un si tembloroso para pasar luego a excusas sobre el paradero de lo que buscaban.

Quienes habían llegado hasta ahí no se iban a quedar conformes solo con su negativa, habían hecho un largo viaje para poder acceder a lo que el escondía.

Comenzaron requisando el comedor y la cocina sin encontrar lo que buscaban, entonces como en una epifanía colectiva, todos giraron hacia la habitación y hacia ahí se fueron, muestra de que la epifanía había sido correcta fueron las exclamaciones de alegría, que el desdichado dueño de casa oía desde el comedor, mudo de rabia por haber sido tan estúpido de no mantener la boca cerrada, no, tenía que alardear…

Mudo de indignación observaba como traían todo el instrumental hacia el comedor y comenzaban a montarlo, quería gritar que se fueran, que lo dejaran solo, pero sabía que todo seria en vano, sabia en su fuero interno que desde ahora y hasta que el mundial terminara, debería tener a sus compañeros de trabajo tirados en el sofá, mirando los partidos en su LCD recién comprado..

Anuncios